¿Por qué la “cultura de la empresa” es un término difuso?

corganiz

Que las empresas y organizaciones tienen una determinada cultura corporativa es algo que no se pone en cuestión. Sin embargo sí que es constatable que existe cierta controversia a la hora de definir el término no resulta fácil encontrar una única definición nítida.

De manera general se asocia a los valores en base a los cuales se comportan las personas que pertenecen a una misma organización o empresa. En la mayor parte de la bibliografía existente en materia de comportamiento organizacional la cultura se define como: los valores, prácticas, creencias, etc., de un grupo de personas. En otras palabras, la cultura es todo. Al mismo tiempo desde el punto de vista analítico resulta difícil concretarlo, parece claro que el término cultura no se puede definir sin hacer referencia a un conjunto de personas y que no puede ser aislado de su componente social.

Según esta definición la cultura determina el comportamiento de los miembros de la organización y no se presta atención al efecto en sentido contrario, la influencia de cada persona en el comportamiento de los demás.

El conflicto con la cultura de la organización surge cuando tiende a simplificar y considera a un conjunto de personas como un todo que comparte un conjunto de valores, formas de hacer y comportamientos comunes. En la práctica estos valores no son compartidos de forma honesta sino que comportarse de acuerdo a ellos resulta necesario para estar alineado con la organización y ser remunerado en consecuencia.

Por otra parte resulta que las fronteras de una organización son difusas y ésta es influenciada por otras organizaciones y por el entorno social en el que opera.

Es por ello que la cultura no debería asociarse a algo estático. Sería más correcto hablar de una filosofía o una ideología que impregna los discursos con los valores, las creencias, las ideas y las metas, en permanente cambio y evolución.

(*) Este artículo se basa en las reflexiones del profesor Jonh Traphagan publicadas en Harward Business Review.

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>